sábado, 26 de septiembre de 2015

Los últimos minutos: Haz que tu ponencia sea memorable

Muchas personas lo saben: los primeros 20 segundos de una presentación son los más importantes, dado que el público, en estos 20 segundos, se hace una impresión del ponente que, según diferentes estudios, es muy difícil cambiar. Pero, muchas personas no saben que, también, los últimos minutos son de máxima importancia. Cómo cerramos un discurso o una presentación determina también la evaluación que los otros nos hacen. En general, la gente se acuerda lo que ha pasado o ha escuchado en primer o último lugar (primacy effect y recency effect, respectivamente). Entonces, ¿cómo podemos cerrar con éxito y quizás ganar puntos perdidos durante la presentación?


Man Speaking Into Microphones
  1. Haz una pausa antes del cierre.
Las pausas forman parte de la música, las necesitamos para marcar el tiempo, para tener un estilo, para que el público pueda digerir lo que estamos contando.
  1. Repite el mensaje de tu discurso con otras palabras.
Deja que tu público sepa exactamente lo que quieres decir, lo que te interesa que sepan, el mensaje clave de tu presentación tiene que ser claro. No tengas miedo de repetirlo, de hacer un resumen. A veces, después de una presentación larga, el público se alegra de escuchar el argumento central del discurso.
  1. Despídete del publico, da las gracias.
Da las gracias por su escucha, por haber asistido; da las gracias por su tiempo. Es una cuestión de respeto mutuo.
  1. Da la posibilidad de encontrarte en las redes sociales o da tu correo electrónico.
Si eres una persona a la que le gusta la interacción en las redes, ofrece la posibilidad de encontrarte fácilmente, mira en los próximos días el impacto de tu charla en los canales de comunicación que tienes. Allí también puedes dar la gracias por la asistencia de tu público.
  1. Deja la posibilidad de hacer preguntas; o, si no hay tiempo, invita a que te hablen después de tu presentación o a que te envíen un correo electrónico.
La interacción con el público puede seguir desde casa, a veces la gente necesita pensárselo un poco, necesita tiempo para digerir lo que ha escuchado. Deja tu email por si a caso haya preguntas más tarde.
  1. Sonríe y deja el escenario.
Sonreír es parte de la vida, de una presentación, de un despido, de un encuentro. Como has empezado, deja el escenario.
Acuérdate de que, en todo esto, es importante la tranquilidad y tu calma interior, que transmiten seguridad y autoconfianza, factores clave de los grandes éxitos.
(artículo tomado, con autorización, del blog  de Elena Tecchiati)