miércoles, 15 de enero de 2020

Las poderosas lecciones que me dieron los Reyes Magos

Días atrás la liturgia incluía la lectura de la Epifanía del Señor, Mateo 2,1-12, y al meditarla me descubro a los pies de tres poderosas enseñanzas que puedo aplicar para mejorar mis procesos y actividades comunicativas.

Primero, buscan signos. Los Reyes Magos no se limitan a ver pasar el día. Son inquietos. Son buscadores. Aprovechan sus días para aprender y van descubriendo nuevas teorías, nuevos enfoques. Se nutren provechosamente en la búsqueda de signos y lo hacen en equipo. Son productivos. Yo me evaluaba y descubría cuánto procrastino. Hice uno que otro ejercicio para medir mi inquietud provechosa, mi búsqueda efectiva, y la verdad es que no aprobé. 

Descubrí que al momento de estructurar una actividad pierdo mucho tiempo en la búsqueda de información y eso obedecía a no tener una pauta precisa para hacerlo. Acumular información innecesaria, porque no sabía qué era útil y qué no, desviarme del objetivo o simplemente postergarlo, me  generaban estrés porque se me pasaban los días y a última hora debía correr para cumplir con lo pautado y me llevaba a para trabajar bajo una presión innecesaria.

Segundo, preguntan. Preguntar es la piedra fundamental de todo aquel que se sabe aprendiz. Aceptan que no saben, se saben ignorantes y preguntan a quienes consideran que les pueden ayudar, ya sea mediante consejos o simples tips, pero todo pasa por preguntar, porque si no hay preguntas, todo lo que se considere respuesta sobra.

Para mí este aspecto de los Reyes Magos me da una mirada del nivel de humildad que poseían y de la cual debo aprender para mejorar como orador. Ellos, considerados por sus contemporáneos como sabios, eruditos, son capaces de preguntar, de ir a otros para aprender, de vaciarse de sus comodidades para obtener conocimientos¸ para superarse, ser mejores, crecer interiormente y validar aquello que creen saber.

Dos preguntas me surgen en este punto: ¿Qué tan humilde soy de reconocerme ignorante? y ¿tengo esa actitud de aprendiz, necesaria para entregar lo mejor al comunicar?

Con esta lectura comprendí que saberme aprendiz significa tener una disposición abierta y positiva, buscando de forma permanente el aprender, descubriendo que quiere la vida enseñarme y así valorar que aunque logre o no mis metas, si vivo como aprendiz, siempre saldré ganando para comunicar cada vez mejor, algo que el público siempre va a agradecer, porque no se trata de teoría resonante, sino de conexión que mueva y conecte.

Tercero, caminan. Se ponen en acción. De nada sirve buscar y preguntar si eso no lleva a accionar. Salen de sí mismos, luego dejan su tierra, se desplazan y van construyendo un camino. No es el camino de otros, es uno propio, signado por sus preguntas y observaciones. Ellos no se conforman con saber. Van a la realidad a validar sus teorías. Son conscientes que todo lo que saben deben de compartirlo, por eso al preguntar también dan, comparten lo que suponen es su verdad, pero sin detener el rumbo que se han trazado. Ellos caminan porque saben a dónde se dirigen. No conocen el lugar, pero saben que existe. No saben qué encontraran, pero están seguros de encontrar lo que anhelan.

A diferencia de los Reyes Magos en muchas ocasiones me paralizo. Soy incapaz de comunicar en movimiento, prefiero la comodidad del hoy, del aquí, que salir a construir mi propio camino. Reconozco que en muchas ocasiones no comunico lo que he transitado, sino lo que otros han labrado.


Sin embargo, asumo el compromiso. A ejemplo de los Reyes Magos, voy a buscar signos y preguntar, para ponerme en movimiento para que el camino, que aún pueda no tener claro, vaya apareciendo y así poder comunicar desde mi experiencia, ofreciendo lo que he transitado. Estoy lo haré con el objetivo de tener una mirada menos subjetiva, un verbo menos iluso y unas acciones más enfáticas.

miércoles, 8 de enero de 2020

5 tentaciones que todo orador debe vencer


Muchas personas nos preguntan cómo llegaste a la oratoria, qué te impulsó a aprender a hablar en público, pero para el orador, aquel que se sabe servidor desde la palabra, la pregunta más importante es la que nos hacemos a diario, por qué seguimos comunicando.

Esta segunda pregunta no resta mérito al cómo llegamos, pero responderla nos va a permitir vivir el día a día venciendo todas esas vicisitudes, pruebas, para algunos, o deseos, para una mayoría,  que nos pueden desviar de nuestras metas y objetivos.

De esas pruebas o deseos, que llamo tentaciones, es  lo que quiero conversar hoy, porque son acciones de gratitud inmediata, pero muy nocivas en nuestro futuro como profesionales de la comunicación, y debemos reconocerlas para poder avanzar en nuestro servicio.

1. La vanidad: Destacar. Brillar. Sobresalir. Llamar la atención.  Son realidades inherentes, en mayor o menor medida, de quienes nos dedicamos a comunicar. El problema llega cuando empezamos a buscarlo de forma desmedida, dañándonos y dañando a otros. En ese momento nos nublamos al actuar y la posibilidad de ser ignorado nos lleva a proceder para lograr que nos adulen, que nos reconozcan, en muchos casos por méritos que no existen. Es allí donde ya no intervenimos como servidores, sino que exigimos ser servidos. Ya no tenemos compañeros sino rivales. Ya no existe el público sino los fans.

En este punto, caemos en el error de considerar, como afirma Antoine de Saint-Exupéry, que “todos los demás hombres son admiradores”, por consiguiente, si queremos vencer esta tentación debemos aceptar que somos el medio de expresión de un público, que en nosotros se escucha y se comprende.

2. La soberbia: En el apartado anterior afirmé que destacar, brillar, sobresalir o llamar la atención son realidades inherentes de quienes comunicamos, pero no lo son menos el equivocarnos, el errar, el no lograr los objetivos de las presentaciones, el necesitar de otros para mejorar. Sucede que ante estas situaciones siempre está la tentación de considerarnos superiores, autosuficientes, más importante que los demás o al tener cierto nivel de reconocimiento público somos incapaces de aceptar nuestras fallas en las presentaciones, ya sea de forma o  de fondo, menospreciando así los aportes que otros nos  puedan dar, siendo el punto más elevado llegar a alegrarnos del fracaso de los demás con tal que nuestro brillo no se opaque.

Esta tentación, considerado uno de los pecados capitales, se vence ejercitándonos en el reconocer los méritos de los demás, en el decir no lo sé,  aceptar que nuestra grandeza radica en nuestra pequeñez y siendo humildes, que como lo expresa Martín Valverde “la humildad no es tener la cabeza baja sino mantenerla a su altura exacta”.

3. La envidia: Cuando nos desviamos del por qué comunicamos y dejamos que una o más tentaciones se vayan consolidando en nosotros, corremos el riesgo de empezar a ver a compañeros, colegas o amigos con envidia. Afirmó Aristóteles que “la envidia es el dolor que causa la prosperidad de los otros”, es por ello que dominados por la envidia nos llenamos de tristeza o rabia ya sea por los logros, popularidad o triunfos de los demás, pensando en muchas ocasiones que ellos no las merecen y nosotros sí.

Ahora bien, si dejamos que esta tentación venza en nuestro obrar, nos llevará a perder la capacidad de disfrutar y apreciar lo que logramos, además no llenará de amargura, haciendo que nuestras palabras se carguen de esa tristeza o rabia que internamente nos domina, volviendo cada vez más ásperas nuestras presentaciones, es por ello, que para vencerla debemos identificarla plenamente, a la par que nos autoeducamos para que nuestra percepción mental vaya cambiando y podamos alegrarnos por el triunfo ajeno.

4. La éxitofilia: Para aprender a comunicar hemos tenido que hacer grandes esfuerzos y aderezarlo con bastante empuje y tenacidad, ha requerido de inversión en formación y preparación, todo ello con la mirada de alcanzar el éxito, que no es más que esa “situación de logro” al obtener los resultados propuestos, consiguiendo así una satisfacción personal. Sin embargo, hay una tentación moderna: la éxitofilia, en términos de mi amigo José de Jesús Campos, no es otra cosa que el deseo desmedido por lo “exitoso”, volviéndose lo más importante en nuestra existencia y sin lo cual nuestra vida carece de sentido, lo que hacemos de dignidad y lo que alcanzamos de importancia.

La cultura “éxitofilica” es esa que nos vive tentando a vivir en una carrera de velocidad, de llegar primero, de ser el primero, de acelerar el paso para considerar la vida en función de realidades tan efímeras o banales como el número de seguidores en redes sociales, el ingreso económico o la cantidad de asistentes a nuestras presentaciones. La tentación de la éxitofilia se vence en la medida que nos sentimos plenos con nuestros logros, cuando valoramos en su justa medida cada paso que damos y podemos mantenernos auto motivados por todo lo que hacemos y el servicio que día a día prestamos.

5. Renunciar: Es verdad que el camino que recorremos en muchos tramos parece que no tiene final, que esa emoción inicial que nos embriagaba ya no existe en la misma medida, que las jornadas  a veces son más largas de lo que quisiéramos, que el punto de inicio es más visible que la meta, que seguimos haciendo y muchos ya no están acompañándonos, que por momentos una idea hace presencia en nuestro interior: renunciar. Negarlo es engañarnos.

Al inicio te contaba que como oradores, la pregunta más importante que debemos responder es por qué seguimos comunicando, y cuando a diario nos la  respondemos encontramos las fuerzas necesarias para seguir y vencer esta tentación. Te confieso que en lo particular es la que más me merodea. Por etapas se disfraza de expresiones como: “esto es una locura, nunca lo podré realizar”, “debería ocuparme de cosas más importantes” o “tanto insistir y no avanzo, debería dejarlo hasta aquí”, en otras se viste de cansancio, pero en lo personal siempre está cerca. Para superarla he aprendido a auto motivarme, a resistir los momentos de desolación, como lo llama san Ignacio de Loyola, dar lo mejor en cada actividad y responderme el por qué sigo haciendo de la oratoria una cultura.

Ya sabes, las tentaciones tienen sus propios objetivos para nuestra vida y hay que aprender a descubrirlo, eso nos permitirá seguir evolucionando positivamente en nuestra labor.